La electricidad es un suministro básico de los hogares. Por ley, toda vivienda tiene que tener agua y luz para ser habitada. Para recibirla. nuestros hogares están conectados a una red de acceso que está en manos de una compañía concreta según la zona. Monopolio en cada zona. Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP o Viesgo. Empresas públicas que se privatizaron tras la liberalización de 1997. Los mecanismos artificiosos que se plantearon para dinamizar la competencia, han sido insuficientes y estas empresas siguen dominando el mercado. Los políticos de los sucesivos gobiernos disfrutan de retiros dorados en sus consejos de administración. Se entiende que no haya voluntad política a revertir la situación. Las famosas puertas giratorias. Digan lo que digan en las campañas publicitarias, son las empresas españolas que más impacto tienen en el cambio climático. También son lideres en quejas de consumo y en prácticas deshonestas para el consumidor.

Estructura del sector

La liberalización/privatización de 1997, dividió el sector en varias ramas:

  • Producción (centrales nucleares, hidroelectricas, eolicas, fotovoltáica...)
  • Transporte (alta tensión)
  • Distribución (baja tension, del transformador al contador)
  • Comercialización (quien te factura, y paga a todos los anteriores)

Transporte y distribución son monopolios naturales al menos que dupliquemos infrastructura de cableado. El Transporte está en manos de Red Electrica Española y es de gestión público-privada.

Cada compañía distribuidora tiene asignada una zona en monopolio.

La Distribución está en manos de las empresas privatizadas originales que mantienen monopolio por zonas. La complicación administrativa del sector ha hecho que muchas de las pequeñas distribuidoras de ámbito local que aún existen vayan poco a poco desistiendo y dejándose comprar por las grandes.

Cuando se liberalizó la Produccíon, era poco probable que pequeñas empresas o particulares fueran a hacer una nuclear o una hidroeléctrica. Con las renovables esto cambió y por eso el lobby (Unesa, ahora Enelec) se dedicó a bombardear su desarrollo si no es por su mano. Sin embargo, como usuario final tampoco tienes opción a escoger de donde te viene la energia.

La Comercialización es la rama donde el usuario puede elegir. La empresa comercializadora, que es la que ofrece las tarifas. Estas empresas cobran la factura al usuario. Con lo que cobra la comercializadora, tiene que pagar los peajes de transporte y distribución, comprar energía a los productores para cubrir el consumo de sus clientes, y cubrir sus propios costes.

La factura de la luz

La factura eléctrica tiene cuatro componentes principales:

  • La parte proporcional a la potencia (capacidad de la instalación)
  • La parte proporcional a la energía (lo que consumimos)
  • Alquiler o manteniento del contador (va directo la distribuidora)
  • Otros extras o servicios de la comercializadora

Tanto en la parte de la potencia como la de la energía hay un mínimo a cobrar que es la parte regulada de los peajes y que estan establecidos por ley. Esos peajes van a parar a distribución y transporte y a otros costes que no tienen que ver con la comercializadora.